Publicado

La teoría de los 5 elementos es una manera de clasificar los fenómenos naturales, ya sean fenómenos de la naturaleza como del cuerpo humano. También se les suele llamar 5 fases o Movimientos, para no quitar el carácter dinamizador, un elemento puede generar y controlar a otros. Cada elemento lo podemos asociar a una estación del año, a un sabor, un color, una emoción, un par de órganos, etc.

 

 

El elemento Fuego corresponde al Verano, época en la que el clima es el Calor. Lo asociamos con el Corazón e Intestino Delgado y a la emoción alegría. Si está desequilibrado puede que sintamos euforia o por el contrario depresión. La lengua es el brote del Corazón, podemos observar algunas alteraciones del Corazón en la lengua o en el habla.

Las características del Fuego son calentar y elevar, lo asociamos al color Rojo y el sonido es la Risa! Su sabor es el amargo, sabor que tiene la cualidad de drenar calor y crear jugos gástricos para hacer el proceso de digestión (es bueno tomar algo amargo antes o después de las comidas para favorecer la digestión, por ejemplo una cerveza o vermut!).

Las funciones más importantes del Corazón son:

 

–  Gobernar los vasos sanguíneos: impulso la sangre, influye en el volumen de la Sangre como en su reparto. Se reflejará su estado en el color del rostro.

 Dirigir el Shen- Espíritu: el Corazón es la casa del Espíritu, controla la vitalidad y las actividades mentales. El estado del Corazón y del Shen se refleja también en el brillo de los ojos y en la mirada.

 

  • Shen normal: Espíritu claro, reflejos rápidos, buena memoria y buen sueño. Alegría y ganas de vivir.
  • Shen anormal: aturdimiento, déficit de memoria, amnesia, insomnio e irritabilidad. 

 

Con respecto a su pareja, que es el Intestino delgado, éste tiene varias funciones, como completar la digestión, absorción de los alimentos, separa lo puro de lo impuro y controla los líquidos. Una de sus misiones más importantes es la de separar lo puro de lo impuro, esta capacidad de discernir entre lo que es conveniente y no, es parte de su acción psíquica y nos aporta la capacidad de tener claridad para la toma de decisiones. Por tanto, influye en en la claridad mental, en este aspecto se relaciona con el Corazón, porque el Shen depende de la claridad de juicio.

No olvidemos comer de temporada, verduras y frutas frescas. En verano es el momento en el que podemos comer crudos como ensaladas para refrescar el cuerpo. No nos favorece comer productos muy cocinados y cuidado con abusar de las barbacoas, fritos y guisos que aportan demasiado calor al organismo. Los helados, si son con lácteos nos pueden producir mucosidades. Si en primavera hemos hecho una buena limpieza hepática, en verano nos sentiremos más ligeros y frescos.

El verano es época de disfrutar de las vacaciones, de la playa, piscina o monte, estar en familia y con amigos, al aire libre. Generalmente nos sentimos más alegres (emoción del Corazón), pero cuidado con sobrepasar la línea de la alegría, pasaríamos a la euforia y ésta no es buena mantenida en el tiempo, nos podría afectar al Corazón y darnos síntomas como palpitaciones o taquicardias, ansiedad, insomnio, sofocos, etc. Un buen verano equilibrado puede hacer que las próximas estaciones, el Fin del verano asociado a la Tierra y el Otoño asociado Metal, las iniciemos con fuerza y equilibrio.

 

Olatz Gamboa 17/06/2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *